Buscar
  • Andjel Construcciones

Disolución de Re-Max en Argentina

La importancia de asesorarse con profesionales matriculados


La Inspección General de Justicia (IGJ) emitió una resolución por la cual dio inicio a la acción judicial de disolución de la firma inmobiliaria Re/Max.

A pesar de que se presenta en el mercado como una inmobiliaria, Re/Max no opera como las inmobiliarias tradicionales: formalmente "presta servicios complementarios" y en la práctica mantiene contratos precarios con “corredores independientes” para reducir costos y regulaciones vigentes


La resolución de la IGJ es en respuesta a la denuncia presentada por el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires.

La empresa no respeta las normas de la Argentina ni la organización bajo una actividad profesional con matrícula habilitante.


"La Ley 20.266, reformada por la Ley 25.028, establece para el ejercicio de las actividades de remate o corretaje en la República Argentina, entre otras exigencias, como condición habilitante de la inscripción en una matrícula especial en la jurisdicción correspondiente, la de que las personas humanas que se propongan realizar tales actividades cuenten con un título universitario expedido o revalidado en la República, con arreglo a las reglamentaciones vigentes"


El conflicto principal se desata por la competencia desleal, ya que ofrecen servicios a precios inferiores a su costo por encontrarse al margen de los gastos que deben afrontar los profesionales matriculados.

La marca genera la confianza de que detrás de cada operación está Remax y no es así.

Alienta la multiplicación de "brokers" a través de cursos dictados por la misma compañía, que se extienden por breves semanas a diferencia de la formación universitaria que se exige entre martilleros.


Son como un Rappi pero de las inmobiliarias. Dan un entrenamiento de 15 días a los vendedores, que lejos están de estar en relación de dependencia: son todos monotributistas. Consiguen que alguien ponga su matrícula y así habilitan puntos de venta o alquiler con una veintena de 'brokers' o más. No hay ética y se menosprecia la profesión.

Si bien esta marca no tiene presencia en Tucumán, es oportuno resaltar que antes de la ley mencionada más arriba, circulaban en la provincia muchos “corredores inmobiliarios” que salían a funcionar de intermediarios en compras / ventas, sin conocimiento real de la profesión, no solo compitiendo deslealmente con los que sí contaban con los papeles y matrículas habilitantes, sino también perjudicando severamente a los clientes que les confiaban sus propiedades o ahorros.


Por eso recordamos la importancia de recurrir a una empresa constructora / inmobiliaria seria a la hora de asesorarse. Si la empresa que se elige cuenta con profesionales matriculados que garanticen conocimientos reales en cuanto su búsqueda, valores, financiación, formas de pago, boletos de compraventa, escrituras, y todo tema referido al mercado inmobiliario, el cliente o inversor se verá considerablemente beneficiado y tendrá la confianza de llevar adelante sus negocios con total seguridad. Como dice el refrán “mejor prevenir que lamentar”.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo