Buscar
  • Andjel Construcciones

Las redes sociales y el mercado inmobiliario

Un puente entre clientes, inversores e inmobiliarias en la nueva realidad

Hace ya varios años que las redes sociales comenzaron a formar parte esencial en nuestras vidas. En un primer momento como un espacio virtual de entretenimiento y encuentro, más adelante llegaron para quedarse también en el mundo de los negocios.


Sin embargo su participación en algunos rubros históricamente presenciales, como lo es el ámbito inmobiliario, se encontraba en un estadío incipiente con un avance tímido y cuidadoso. Las empresas temían que el negocio se escapara de sus manos y los clientes desconfiaban de las ventas o transacciones con interlocutores incorpóreos, además ambas partes se consideraban posibles blancos para los invisibles hackers.

Poco a poco esos temores se fueron aplacando con el desarrollo de mecanismos de seguridad virtual más complejos que garantizaron el flujo de información con mayor fiabilidad.


Luego en 2020 nos sorprendió a todos la pandemia de Covid-19, que revolucionó al mundo entero y aceleró frenéticamente el avance de las redes sociales en todos los ámbitos de la vida. La economía mundial se paralizó y encontró en la virtualidad una oportunidad de mantenerse en movimiento y crecer.


Hoy, a unos meses de este acontecimiento que va a figurar de aquí en adelante en todos los libros de historia (o en los ebooks de historia), las redes sociales son fundamentales en su uso quizás no directamente para realizar transacciones, sino más bien como un nexo entre oferta y demanda. Pero además como un medio por el cual las inmobiliarias pueden ofrecer asistencia a sus clientes de manera rápida, efectiva y segura.


Las medidas de distanciamiento social seguirán vigentes por algunos meses más y tal vez se transformen en una nueva norma de relaciones interpersonales. Por lo tanto es en las redes sociales donde las inmobiliarias, los inversores y clientes pueden encontrarse para compartir sus inquietudes, realizar visitas virtuales a los inmuebles o iniciar las conversaciones para futuras transacciones.

En redes como Facebook, Instagram o Twitter es donde uno puede encontrar la mayor cantidad de oferta de páginas de inmobiliarias donde un cliente puede comparar y elegir la que más se ajuste a sus necesidades, y es en esas mismas plataformas donde las inmobiliarias pueden acercarse a los posibles clientes para asistirlos y ofrecerles sus propiedades.


Así, ya no se trata de pensar o ver qué hacer en y con las redes, estamos en las redes, por ende cualquiera sea el rol, profesión o actividad que se desarrolle, las redes y la tecnología son un medio seguro para su crecimiento.


Sin duda quien no advierta esta nueva realidad, se sentirá amenazado, buscará protegerse y terminará aislado. Pero, para quien la acepte como parte de una nueva dinámica social, cultural y económica, y la incorpore a tiempo se abre también una enorme ventana de oportunidad.


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo